"Los Viajes de Wally" (C.R.E.O-08)

Tras terminar el campamento de 2007 “Asterix en el Oasix”, los monitores nos juntamos para empezar a preparar la próxima aventura de verano, en Bronchales, en Guadalajara y en El Pobo de Dueñas.
Meses de preparación, programación, compras y estrujamiento de sesos, pero nos volvimos a ver las caras el 19 de Julio en Sigüenza.

Después de seis años que llevamos juntos, cada vez hay menos caras nuevas, cada año nos conocemos un poco mejor, aprendemos unos de otros cosas nuevas en pocos pero intensos 9 días. Viajamos junto con Wally, desde Francia hasta España y pasando por varios países más, Italia, China, EEUU, Brasil, Egipto, etc, aprendimos geografía, comidas, monumentos, vestimentas y costumbres.

En estos nueve días que nos juntamos podemos recordar muchas, muchas anécdotas. El campamento empezó recogiendo a los chicos y chicas en los pueblos, en La Yunta se quedó algún acampado, que tuvo que buscarse la vida para venir hasta el Pobo y poder coger el autobús. Seguimos hacia Sigüenza sin ningún percance. Por cierto, cada año las maletas son más y más grandes, pero claro, hay que meter: la ropa de cada día, la bolsa de aseo, el secador, la plancha del pelo, el pintauñas… ¡¡Chicas!! Esas cosas no son necesarias para estos días…

Hemos hecho tantas cosas…: TALLERES de cajitas, marcos de fotos, camisetas con plastidecor, pulseras con abalorios, atrapasueños. JUEGOS deportivos, gymkhanas con caras amarillas, Guille, Iván, Soriano, Enrique… estabais monísimos, pajarillos revoloteando, les tocaron a los más pequeños, Mauro, Mónica, Julia...y las momias sin hueco ni para respirar. PISCINA con voley, juegos de agua con globos de un lado para otro,… VELADAS misteriosas en el albergue, con asesinatos de por medio, tesoros con chucherías escondidos, grandes actores de grandes películas, aprendiendo astronomía, ¿dónde está la osa mayor? CELEBRACIONES de algunas tardes, el domingo por la mañana y la última, acompañados por nuestras familias y amigos. MARCHAS, en grupo, tuvimos que comer con dos euros para cada uno, pero a casi todos nos sobró dinero para comer otro día más, bocatas, fiambre, queso, patatas, refrescos, fruta, galleras, y los más mayores ración de patatas mixtas y una gran sandía; en la siguiente fuimos en tren hasta Torralba, donde nos recibieron los mayores y luego andandito hasta Hambrona, dónde vimos el museo de dinosaurios y un gran elefante; y por último NOCHES, tranquilas, noches movidas, niños que hablan dormidos y algunos que hablan bien despiertos.

El trabajo que lleva tanto tiempo tiene una gran recompensa: caras felices, nuevos amigos y amigas, masajes de unos a otros, chucherías y caramelos compartidos, platos vacíos tras comidas, baños limpios, canciones con sentimiento y sobre todo, lágrimas cuando el campamento se acaba.             

Un besico a todos los que estuvisteis allí.

Los monitores de C.R.E.O

2008: “Los viajes de Wally” Ver Álbum de Fotos