"La gran aventura vikinga" (C.R.E.O - 17)

Este año todo iba a ser diferente, desde el comienzo al fin del campamento. El autobús nos recogió por la mañana, como primera novedad, y sinceramente, los nervios y la emoción se notaba por conocer el nuevo lugar de este año.
Ya en el autobús pudimos ver qué amigos venían al campamento, quienes faltaban, qué niños y niñas eran nuevos…y así, llegamos al campamento de Los Palancares, en Cuenca. Escondido en un pinar se encontraba lo que iba a ser nuestro campamento durante los próximos 9 días. Cuando llegamos vimos las cabañas en las que íbamos a dormir, conocimos a todos los monitores, hicimos juegos de presentación y empezamos a conocer todo aquello. Después de comer, y aprender cómo íbamos a tener que coger la comida y dónde sentarnos, comenzó LA GRAN AVENTURA VIKINGA. Una actuación que nos explicó en qué iba a consistir el campamento, los lugares, las normas, lo que íbamos a hacer…y con una gymkana empezamos a conocer más cosas de los vikingos, y además, esa misma tarde, ya pudimos disfrutar de la gran piscina, eso sí, con el agua un poco fría.
También conocimos a nuestros compañeros de grupo, empezamos a aprendernos y recordar nombres y nos pusimos la pulsera de recuerdo de este campamento. Además, jugamos al hundir la flota un tanto especial.
Para terminar este primer y ajetreado día, hicimos un juego que nos encantó, evitando que el mensaje llegará a su destinatario y buscando por la noche a nuestros enemigos.
A la mañana siguiente, ya ubicados e instalados, hicimos nuestro primer desayuno..¡Qué rico estaba todo! Y cogimos fuerzas para no parar en todo el día: gymkana, piscina, un gran juego para conocer si éramos verdaderos vikingos (en el que hicimos un poco el bruto en el tiro de cabras), pintamos los dibujos para el último día, y empezamos a jugar a nuestros juegos estrella del tiempo libre: el UNO, quién es quién, bádminton, buscar a Wally… ¿cuántos minutos habremos pasado jugando con nuestros amigos? Por la noche, mientras los más pequeños hacían juegos, los mayores hablamos sobre la igualdad de género.
El lunes empezamos a practicar algunos deportes: futbéisbol, zumba, balonmano y bádminton. También hicimos un taller donde escribimos nuestro nombre o el que quisimos, en alfabeto vikingo con runas, y pudimos hacerlo con goma eva o con plastilina, la verdad es que quedaron genial. Aprendimos un juego nuevo para “engañar” a algunos amigos con un silbato fantasma que había que encontrar y por la noche pudimos disfrutar de una velada de magia, donde un mago hizo unos trucos que nos dejaron con la boca abierta.
Al día siguiente, el martes, tocaba caminata y a hacer algo nuevo: orientación. Primero aprendimos cómo usar una brújula, cómo encontraríamos las balizas en el camino, qué papel teníamos dentro de nuestro equipo…y así, nos pusimos en marcha. Gracias al trabajo en equipo conseguimos llegar a nuestro destino las Torcas, donde comimos, hablamos, hicimos juegos y visitamos estos paisajes. Merendamos unas tortas de azúcar riquísimas y nos fuimos directos a la piscina después de todo el día fuera. Por la noche, el gran juego del furor, donde chicos y chicas se esforzaron por cantar y buscar canciones, ¡cuánto nos reímos y qué bien lo pasamos!
El miércoles conseguimos los colores del Arco Iris en una nueva gymkana, hicimos unos collares pintando pasta como los que llevaban los vikingos y seguimos con los deportes. Y como novedad, algunos grupos pudieron practicar el tiro con arco. Además, aprendimos que no hay que dejarse guiar por las apariencias y que tal vez, escogiendo la caja más pequeña y poco llamativa, es la que más cosas tiene en su interior.
El despertar del jueves fue muy arrebatado, Freya necesitaba ayuda y pedía que nos despertáramos. Con la ayuda de las valkirias, supimos en qué iba a consistir el día y cuál era nuestro objetivo. Empezamos jugando a varios juegos de mesa dentro de un gran juego, en el que dependiendo de la casilla, jugabas a un juego o a otro. Después hicimos otro gran grupo donde aprendimos cosas del campa, de cultura general, realizamos pruebas de destreza… y como todos los días, acudimos a la piscina. Por la tarde, los mayores nos preparamos para salir a dormir fuera y cuando nos fuimos, los pequeños nos pintamos las caras, unos a otros cómo quisimos y de sorpresa. Los mayores llegamos al pueblo de Palomera, donde cenamos, jugamos, conocimos a niños de ese pueblo y finalmente dormimos; los pequeños, vimos la película de “Viky, el vikingo”.
El viernes, después de desayunar los pequeños solos, llegaron los mayores, cansados de la caminata pero contentos con la experiencia. Tras un juego todos juntos, pudieron ir a la piscina, mientras algunos de los pequeños cogimos las bicis para dar un paseo. Por la tarde, cambiamos los papeles y fueron los mayores quienes hicieron la ruta en bici. Por la noche, pista tras pista y descifrando los códigos que nos encontrábamos, logramos encontrar el tesoro escondido.
Y así llego el sábado. Nos reunimos con nuestro grupo para hablar sobre el campamento, ver qué nos había gustado, qué nos había parecido todo; hicimos juegos tradicionales como la petanca, la comba; nos hicimos unas trenzas para el pelo, disfrutamos por última vez de la piscina y empezamos a recoger todas nuestras cosas. Al final de la tarde, nos hicimos algunas fotos todos juntos y para terminar el día, las actuaciones que llevábamos preparando unos días. Por grupos, preparamos una canción, un teatro o lo que nuestra imaginación dio de sí. En esta última noche, salimos a ver las estrellas una vez más y tumbados, dimos gracias por tantas cosas vividas, aprendidas y compartidas.
El domingo, compartimos este día junto a nuestros papás, hermanos, tios, abuelos, vecinos, amigos: haciendo actividades, celebrando, jugando, bailando, riendo, visitando las Torcas, bañándonos en la piscina y comiendo. Pese a las novedades del lugar, juntos pudimos disfrutar de este último día tan importante para todos, compartir experiencias entre amigos y familias, conocer gente, conocernos entre nosotros, hablar, aprender y sobre todo agradecer que un año más podamos estar ahí.

Ver álbum de fotos: "La gran aventura vikinga" (C.R.E.O - 17)