"La Máquina del Tiempo" (C.R.E.O - 18)

Un año más, llegamos al autobús con las maletas cargadas de ilusiones, nervios y, ¿cómo no?, muchas ganas de pasarlo bien!!

El campamento volvía a cambiar de ubicación, ¿cómo sería todo? ¿dónde dormiríamos? ¿habría piscina? ¿estaría buena la comida?... con todas estas suposiciones, y la alegría de volver a encontrarnos con todos nuestros amigos, el viaje hasta el Campamento de Condemios se nos hizo mucho más ameno. Allí nos esperaba un entorno increíble, unas cabañas súper acogedoras y… un montón de monitores!!

Después de dejar las maletas y saber con quién íbamos a dormir, hicimos una serie de juegos de presentación para refrescar los nombres de todos y aprendernos los que no nos sabíamos, y dimos un paseo todos juntos para conocer las instalaciones y las normas del campamento. Una actuación con humanoides venidos del futuro nos aclaró cual iba a ser este año la temática del campamento, y cómo viajaríamos a través de las diferentes épocas de la Historia de la Humanidad para conocerlas todas y aprender de sus costumbres.

El domingo nos levantamos entre cavernícolas y sus herramientas ¡¡estábamos en la Prehistoria!! Nos dimos un paseíto hasta Condemios de Arriba para asistir a Misa con las gentes de aquel pueblo, y después hicimos un montón de juegos en la plaza y el frontón. A la vuelta al campamento fuimos a conocer la piscina y nos dimos el primer baño (¡¡Que agua más calentita!!). Ya por la tarde bailamos zumba y practicamos un montón de deportes, para terminar el día con una velada que nos dejó a todos agotados, ¡qué bien dormimos!

El lunes, tras desayunar para coger fuerzas, nos vimos rodeados de griegos y romanos. Por la mañana, aprendimos un montón de cosas sobre sus dioses y sus costumbres y, por la tarde, participamos en unas verdaderas Olimpiadas…¡¡ Qué pasada!!

Al día siguiente, nos llevamos un gran susto nada más levantarnos… la Máquina del Tiempo se había averiado. Con la preocupación de no poder viajar a ninguna época emprendimos una caminata con el objetivo de encontrar las piezas necesarias para poder repararla. Nos lo pasamos genial descubriendo un montón de estatuas talladas en los árboles por el camino, y finalmente llegamos a una charca donde los más valientes se atrevieron a nadar. Allí mismo jugamos a la ruleta de la suerte en inglés, comimos rodeados de naturaleza y tuvimos la reunión de grupo. Nada más volver al campamento nos fuimos directos a la piscina, y después de cenar participamos en una gymkhana cuyas pistas escritas en código ASCII nos llevaban a diferentes sitios del campamento.

El miércoles viajamos hasta la Edad Media, donde hicimos un montón de juegos de esta época, y descubrimos que los medievos también jugaban al tiro de cabras, por lo que rápidamente realizamos un campo de batalla y combatimos para ver qué pareja resultaba vencedora. Después de comer, los mayores nos preparamos para ir de caminata hasta Galve de Sorbe, donde dormiríamos rodeados de vacas y soñaríamos con los Power Rangers… Mientras tanto, los pequeños nos quedamos en el campamento pintándonos las caras unos a otros, y viendo la peli de “Ballerina” acompañados por otro campamento.

El jueves ya habíamos llegado a la Edad Contemporanea y, tras el desayuno y la oración de la mañana, cada uno hizo su propio marcapáginas personalizado, nos quedaron chulísimos!! Por la tarde, nos organizamos en pequeños grupos para jugar a twistter, UNO, las familias, tres en raya, Quién es quién… Antes de cenar también tuvimos tiempo para un ratito de oración y tranquilidad, nos alejamos un poco de la zona del campamento para internarnos en la naturaleza y allí realizamos una sesión de relajación a través de nuestros sentidos. 

El viernes, para nuestra sorpresa, nos llevaron al parque de cuerdas y las tirolinas. Todos disfrutamos un montón!! Cuando íbamos terminando esta actividad, nos poníamos manos a la obra con el taller, que consistía en fabricar tu propia canasta con cartones de papel. Por la tarde hicimos una Cápsula del Tiempo, lo cual consiste en rellenar un cuadernillo con las cosas que más nos gustan para guardarlo y volver a abrirlo en el futuro… ¿nos gustarán los mismos cantantes? ¿viviremos en el mismo pueblo? ¿nos gustarán las lentejas algún día?

También participamos en una gymkhana de la Vuelta al Mundo, en la cual descubrimos un montón de cosas sobre otras culturas y países a través de diversos juegos y pruebas. Por la noche, en vez de hacer velada, nos alejamos de las luces del campamento para poder disfrutar del eclipse de luna… ¡¡fue precioso!! Además, nos fue amenizado con unas historias terroríficas que provocaron que no saliéramos de las cabañas en toda la noche.

El sábado viajamos al futuro, y aprendimos las cosas que hay que hacer para conseguir mejorar el mundo y que sea un lugar agradable para las próximas generaciones. Por la mañana, jugamos a varios deportes en equipos y, por la tarde, realizamos una gymkhana en la que conocimos a personas ilustres y lugares emblemáticos que son un ejemplo a seguir para conseguir nuestro objetivo de mejorar el futuro.

El domingo fuimos a Condemios para acudir a Misa, y volvimos rápidamente al campamento porque teníamos muchísimas cosas que hacer: recogimos todas las maletas, los sacos, las cabañas, nos bañamos en la piscina y, después de comer, nos hicimos un montón de fotos todos juntos antes de que el bus viniera a buscarnos para volver a casa.

Este año nuestros padres nos esperaban a nuestra llegada a Molina, y entre sonrisas y lágrimas empezamos a contarles lo que habíamos hecho, dónde habíamos estado, todo lo aprendido, los nuevos amigos, los monitores… en fin, lo bien que nos lo habíamos pasado un año más.

Gracias a todos por estos días inolvidables. ¡¡A seguir creciendo!!

Ver álbum de fotos: "La Máquina del Tiempo" (C.R.E.O - 18)